Descontento da Alianza polo Rural coas directrices do Plan Forestal

autumn
¿Por qué en Chile no se planta?
31/03/2016
sunlight-166733_1280
Guerra de lindes por las nuevas normas sobre montes vecinales.
01/04/2016
Mostrar todo

Descontento da Alianza polo Rural coas directrices do Plan Forestal

forest

 

La Organización Gallega de Comunidades de Montes y la Fruga consideran que se apuesta por la producción de madera de bajo valor añadido. Piden el control de la forestación de tierras agrarias

La Alianza por un Medio Rural Vivo, colectivo que integran la Organización Gallega de Comunidades de Montes, la Federación Rural Gallega, el sindicato CIG y la asociación ecologista Adega, está trasladando estos días su malestar con las directrices elaboradas por el Consejo Forestal para renovar el Plan Forestal de Galicia.

Desde la Alianza, reconocen que las directrices elaboradas por el Consejo Forestal incorporan criterios acertados de gestión sostenible, pero cuestionan también partes del documento en las que encuentran lagunas y decisiones erradas.

El Consejo Forestal, un órgano consultivo de la Xunta en el que participan asociaciones de propietarios, organizaciones agrarias y otros colectivos de la sociedad civil, elaboró durante lo último año una serie de directrices para renovar el Plan Forestal de Galicia, que data de 1992. Esas directrices serán tenidas en cuenta por la Xunta para darle forma a la propuesta final del Plan, que se debatirá en el Parlamento este año.

La Organización Gallega de Comunidades de Montes considera que el debate del Consejo en torno a las directrices del Plan fue excesivamente guiado por la Administración y que no se tuvieron en cuenta algunas de las reivindicaciones que allí se expusieron.

Biomasa
La Alianza percibe además que las directrices del Plan Forestal emanan una visión forestalista del monte orientada a la producción de madera de baja calidad. Tanto la Alianza como otras organizaciones firmantes de un documento reivindicativo que se le trasladó a la Xunta, caso del Sindicato Labrador u Ovica, se oponen a los cultivos energéticos dirigidos la plantas de biomasa de producción eléctrica.

Los colectivos firmantes son contrarios asimesmo a la forestación de tierras agrarias y piden una política forestal que contribuya a adaptar el monte gallego al cambio climático.

Fuente: Campo Gallego http://www.campogalego.com/